Escápate / Guías de viaje

10 trucos para viajar barato

En mi año de Erasmus hice varias locuras con tal de ahorrarme unos eurillos. Comer en sitios de “comida rápida” y dormir en el aeropuerto hay veces que no está mal del todo… Pero a veces no es posible o el resultado no es tan “barato” como pensabas. Por ejemplo, en Oslo (Noruega) los restaurantes (incluso los de comida rápida) son carísimos, y ya no te cuento en Ginebra (Suiza), la 3ª ciudad más cara del mundo -alrededor de 25€ un menú normal…

Hoy voy a compartir algunos de mis trucos.

1) Si ya sabes cuándo tendrás vacaciones, aprovecha las ofertas de las compañías aéreas (casi casi) en cuanto las veas. Mañana puede ser demasiado tarde y probablemente los precios hayan subido. Si por el contrario, tienes todo el tiempo del mundo, hay muchos buscadores de vuelos (y compañías aéreas) que te permiten optar por “flexibilidad de fechas“. Hay veces que entre volar mañana y volar pasado mañana lleva una gran diferencia en el precio de los vuelos. Incluso volar en el mismo día con diferente horario. Con esta opción tan “flexible” verás cuándo te sale más barato volar y podrás elegir los días que más o menos te vienen bien. En el buscador de Skyscanner también puedes dejar la casilla de destino vacía y dejar que elijan ellos la mejor opción.

2) Viaja con equipaje de mano, nada de pagar por un maletón. Si llevas lentillas, seguramente sea más barato comprarte un líquido de lentillas allá donde vayas que pagar por una maleta. Además, ahorras tiempo: no tienes que esperar en el mostrador a que te la pesen en el aeropuerto de origen, y tampoco tienes que esperar a recogerla de la cinta en el aeropuerto de destino. Lo malo es meter ropa “por si acaso” que luego NO te pondrás. Unos vaqueros nunca vienen mal y pegan con todo; mete camisetas, ropa interior y calza unos zapatos que sean cómodos y que te peguen. Vas a salir? Vale, te caben los tacones. Eso sí, cuidado con el peso -por tu espalda, y por si acaso no te dejan volar por exceso.

Visita mi otro post Los “por si acasos” para conocer mi experiencia viajando con una mochila, además de un vídeo de cómo hacer para que te quepa todo.

3) Si viajas con bebés, hasta los 2 años tienen un precio reducido. Además, en casi todas las compañías (digo casi porque Ryanair es siempre la excepción) le dejarán llevar su propia bolsa de mano, y el carrito, claro. Allá donde vayas a alojarte, pregunta si tienen cuna. Otra cosa que te ahorras al no llevar la tuya de viaje, que es un engorro.

4) Métete comida en la mochila de mano (snacks en plan fruta, barritas de cereales, sándwiches… algo que no ocupe mucho y que sea más bien ligero, por si la compañía aérea tiene un límite estipulado y te pesan la mochila). Si vas con poco presupuesto, es importante que no caigas en la tentación de comprar comida en el aeropuerto o en el avión, que se flipan un poco con los precios. Una vez llegues a tu destino, otro truco para ahorrar en comidas es simplemente mirar el menú antes de entrar. Pero éste ya lo sabías, ¿no?

5) Otra cosa que veo un saca-dineros son los “autobuses de Sightseeing” que te enseñan la ciudad en un plis-plas y te dejan bajar de vez en cuando. Yo disfruto haciéndome mis guías y siguiéndolas con el típico mapa tradicional (eso, o te descargas las guías por internet, directamente). Las mismas anécdotas que comparten los guías turísticos con sus micrófonos las lees en internet antes de partir -e incluso más y mejores. Al ir a tu bola, no tienes horarios de volver al punto de partida. Y te ahorras dinero, que es el quid de la cuestión.

6) Normalmente, cuando me preparo la guía para ir a los sitios, tengo a mi amigo Google Maps en otra pestaña. Siempre viene bien contrastar dónde se sitúa tu hotel con respecto a las atracciones turísticas, para ir andando y ahorrar en transporte público. Hay veces que por la cercanía a sitios importantes de la ciudad, los precios de los hoteles se elevan. Ahí es donde entra la balanza de intereses: si prefieres pagar más o si prefieres andar más. Para saber si el hotel está bien o es un poco castaña, siempre los busco en TripAdvisor y veo las opiniones de otros clientes.

7) ¿Hotel u hostal? Te diré una cosa: la calidad a veces es la misma. Exceptuando países “baratos” que te puedes permitir el lujo de ir a un hotelazo, normalmente suelo ir a hostales -decentes, eso sí. Fíjate en los servicios que ofrecen: baño compartido o no, desayuno incluido o no, wifi gratis o no

8) Transporte desde el aeropuerto al centro de la ciudad. Ésto, como lo del alquiler de coches y reserva de hoteles, siempre es más caro si continúas con los pasos tras reservar tu avión. Vale que quizás hayas ahorrado en los vuelos con lo hablado en el punto 1), pero no suelen ayudar mucho con lo demás. Busca en internet, en foros, por las compañías más usadas y compara precios. La experiencia me ha llevado a optar por el autobús en vez de por el tren -quizás te lleve un poco más de tiempo, pero no será gran cosa. Hay veces que reservando el billete por internet sale más barato que una vez en el mostrador del aeropuerto. Y por supuesto, nada de taxis.

9) En nuestro viaje a Andalucía, pasamos 9 días haciendo ruta entre 6 ciudades, todas ellas con un montón de iglesias, catedrales y demás. Y cada una de ellas valía una media de 5€. Esto también depende de tu presupuesto (además de tu experiencia académica en Arte, la cual quieres poner en la práctica), y también del tiempo que tengas. Bueno, yo decidí entrar a las “más importantes” (probablemente fueron dos) y ahorré, claro que ahorré. Pondré el ejemplo de Nueva York también. Subí al edificio del Rockefeller Center y las vistas de la ciudad fueron impresionantes. Ahora, ¿merece la pena pagar por subir también al Empire State? PUES NO.

Otra cosa a tener en cuenta (y que a veces se nos olvida preguntar en la taquilla) es que hay muchos sitios -como museos, castillos, catedrales, etc. con descuentos para estudiantes, grupos, mayores de 65, etc. Infórmate antes de pagar la entrada por el precio estándar.

10) Llámame cutre de nuevo pero yo NO hago regalos. Al principio solía comprar postales (muy tradicional todo), o figuritas, gorras, camisetas… Algo de recuerdo para familiares o amigos. Pero llegó un momento en que pensé que me hacía perder un montón de tiempo (podría estar viendo cosas interesantes en vez de comprando souvenirs, por egoísta que suene) y dinero, claro. Total, siempre pensé que esos regalitos iban a terminar en la basura igualmente, así que sobre todo si viajas un montón, es un gasto que se puede omitir.

And here’s a “quality” English translation from Google

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s