Escápate / Guías de viaje

12 Cosas que hacer en Ginebra sin dejarte un riñón

Después de vivir en Ginebra (Suiza) una temporada, me di cuenta de lo extremadamente cara que es -al igual que el resto del país, pero proclamándose la 3ª ciudad más cara del mundo por debajo de Zürich y Tokyo. Pero en esos 11 meses, y tras alguna visita de familia y amigos, decidí mostrarles que también hay cosas que hacer en la ciudad sin que te claven.

1) Sube a las torres de la Cathédrale de St. Pierre.

DSCN0002No soy muy partidaria de las Iglesias/Catedrales porque después de ver unas cuantas, parece que no hay mucha diferencia entre unas y otras… Pero ésta tiene la peculiaridad de poder subir a la azotea por sólo 4CHF (un poco más de 3€) y disfrutar de unas vistas de Ginebra que no encontrarás en otro lado -por ese precio.
Por fuera veremos la mezcla de estilos, un poco caóticos, característicos de la Catedral de San Pedro. La fachada neoclásica de la entrada delantera parece un Museo. Hay restos de figuras, por la transformación al Protestantismo en 1536, y dentro también veremos restos de murales. Pero no añadiré más información de la Catedral… Me centraré en las vistas desde la torre Norte de la Catedral (con el mismo ticket puedes acceder también a la torre Sur), para la que tendrás que subir 157 escaleras en espiral (SÓLO?!).

2) Cruza el lago Léman en barco-taxi.

IMG_0599_Estos barquitos amarillos funcionan como transporte de unión entre las diferentes orillas del Lago Lèman en Ginebra. Son el deleite de los turistas, así como de los locales. Los primeros gozan de una manera agradable de cruzar el lago, y los segundos los utilizan como un método práctico y barato de transporte para ir a trabajar. Con el mismo ticket del bus (3.50CHF) puedes montar en cualquiera de las 4 líneas que facilitan:

M1: Pâquis – Molard – Pâquis
M2: Pâquis – quai Gustave Ador – Pâquis
M3: Pâquis – Genève-plage – Pâquis
M4: Genève-plage – Perle du Lac – Genève-plage

Cada 10 minutos y desde las 7.30h a 18h (aproximadamente y dependiendo de las líneas), se puede subir a uno de estos barcos. Aconsejo un día soleado, pues el lago estará más tranquilo -para aquellos que se marean. Ofrece una agradable vista de ambos lados del lago y, por supuesto, del Jet d’Eau; aparte de que ahorrarás tiempo: no hay atascos en el lago.

3) Come en Chez Ma Cousine.

DSCN7537_Sé que probablemente vayas a Suiza con ganas de probar su Fondue (de queso o de carne), pero no son precisamente baratos… Te recomiendo que visites el casco antiguo y justo en la Place du Bourg-de-Four verás un restaurante con toldos amarillos, justo enfrente del Palacio de Justicia. Es un sitio chiquitito (cuando hace bueno, ponen una terraza fuera), pero son expertos en platos de pollo (ensaladas, pollo asado, etc) a buen precio, comparado con lo que estarás acostumbrado a ver en los menús del resto de restaurantes.

4) Visita el barrio de Les Grottes.

SONY DSCAl otro lado de las vías del tren (estación de Gare Cornavin) y rompiendo con la arquitectura exquisita de Ginebra, nos encontramos con este barrio colorido, con edificios diferentes, grafittis, escaleras en espiral, y columnas estilo Gaudí. Para los amantes de la arquitectura, y para los que no. El barrio entero llama la atención. Y, aunque en Ginebra, parece no formar parte de la ciudad -tienen su propio centro médico, escuela, teatro… Sin duda, un icono arquitectónico al estilo de “Los Pitufos” 🙂

5) Viaja en el tiempo con la Fête de L’Escalade en Navidad.

IMG_6599_La Fête de l’Escalade (del francés “Fiesta de la Escalada”), es un festival anual que se celebra en diciembre en Ginebra para celebrar la derrota del ataque sorpresa de las tropas que mandó Carlos Emmanuel I, duque de Saboya en la madrugada del 11-12 de diciembre de 1602. Se celebra en el casco antiguo de la ciudad, por lo que cortan todas las calles, y los buses y los tranvías pasan horas sin funcionar. Parte de la celebración es una “marmite” (olla) de chocolate y mazapán rellenos de frutas, y dulces envueltos en los colores de Ginebra: rojo y amarillo. Y por supuesto, los tropecientos puestos de vino caliente…
Desde 1926, se ha convertido en una tradición anual que ha llevado a la gente local de Ginebra a vestirse de soldados y demás vestimentas de la época, tanto niños como adultos, con caballos y demás. A veces es una pesadilla cruzar la calle de tooooda la gente que va. Pero merece la pena, está muy logrado.

6) Haz un picnic en el Parc de la Perle du Lac.

IMG_3836Este parque, a orillas del Lago Léman tiene unas vistas geniales al Jet d’Eau famoso de Ginebra y al majestuoso Mont Blanc -cuando no está nublado. Siempre verás gente haciendo footing, paseando con los carritos, haciendo fotos (esa soy yo), o de picnic en el césped en los días soleados. Gaviotas, patos y cisnes incluidos. Todo si el tiempo lo permite, claro -y si vas en primavera, tienen tulipanes amarillos, rojos y violetas por todo el parque.

Además, puedes tomarte un café en el Restaurante del mismo nombre, o seguir explorando y ver los edificios de la zona, como la Villa Bartholoni (1829), antiguamente la casa de François Bartholoni, fundador del Conservatorio de Música. Desde 1930 este edificio es el Museo de Historia de la Ciencia, con actividades al aire libre y… WIFI, para los que viajan desactivando los datos del móvil 🙂

7) Visita el Jardín Botánico.

IMG_5662_Si continúas andando desde el Parc de la Perle du Lac en dirección a las Naciones Unidas (y su Broken Chair), te toparás con el jardín botánico. Puedes acceder a él bien por la acera o por un camino subterráneo que los une -al final del Parque.
El Jardín Botánico original data de 1817, pero lo trasladaron a su lugar actual en 1904. Cuenta con varias hectáreas de plantas, árboles, flores… y por lo que leí, alberga una colección de 16,000 especies de plantas procedentes de todo el mundo y divididas por secciones. También tiene un par de invernaderos con cáctus, etc.

8) Mira toda Ginebra desde el Mont Salève, Francia.

saleveEl Mont Salève es una montaña de los Prealpes situada en Francia, pero tan cerca de Ginebra (~7km) que puedes ir en bus desde allí (Nº8 hasta “Veyrier-Douane”). Al Monte se accede bien a pie (viene bien como entrenamiento) o en teleférico, que alcanza 1.120m de los 1.380m, el cual son 10.80€ ida/vuelta para adultos. Mirad aquí más info del téléphérique.
Apto para hacer parapente, marcha, escalada, bicicleta… O simplemente a dar una vuelta y comer allí con geniales vistas de Ginebra. Es mejor ir en días soleados. Si continúas hacia arriba, además de ver prados con sus vacas y casitas, tendrás también unas geniales vistas del majestuoso Mont Blanc.

9) Siéntate en el banco más largo de Europa.

315629_2561584882412_1424802312_nEl Marronnier de la Treille es uno de los bancos más largos del mundo (fue el más largo en 1767), con sus 120m. Ubicado en la zona vieja de la ciudad y rodeado de castaños, tiene uno en concreto (la treille) que dicen marca el inicio de la primavera. Desde aquí tienes una vista muy buena del Parc des Bastions, desde el cual se accede por unas escaleras en Rue de la Croix Rouge.

10) Da una vuelta por el barrio de Carouge.

285649_4929466837981_581895517_nCarouge es un pueblo y comuna suiza del cantón de Ginebra. La Casa de Saboya quería hacerse con la ciudad de Ginebra y al ver que era imposible, crearon esta ciudad alrededor para que hiciera de rival y así poder arrebatarles el poder. Y voilà, se creó Carouge. Tiene estilo mediterráneo (trajeron arquitectos de Italia) con casas de colores y balcones. Además, aquí puedes encontrar desde pequeños mercados, tiendas de antigüedades… hasta sitios donde enseñan a hacer ganchillo o clubs de deportes. Se tarda como unos 15min desde la estación de tren Gare Cornavin. Puedes alquilarte una bici online aquí (12€) para ver el barrio sobre ruedas.

11) Visita el Salón del Automóvil.

autoshow2013_El Salon International de l’Auto es uno de los salones más importantes de Europa, junto al de Frankfurt y París, pero éste se celebra todos los años en el Palexpo en el mes de marzo o abril (visitar web). Tienen una exposición enorme de coches (¡cochazos!) y accesorios. Y la entrada son sólo 16CHF (unos 13€), aunque para jubilados y niños de 6 a 16 años vale 9CHF. El truco está en comprar la entrada online después de las 16h00 para disfrutar de un 50% de descuento. Cierran a las 20h00, excepto sábados y domingos que cierran a las 19h00, por lo que tienes tiempo de sobra.

 12) Ve al mercado de antigüedades de Plainpalais.

DSCN6450

El Marché Aux Puces (Mercado de pulgas o Flea Market) es un mercado de segunda mano al aire libre. Desde 1970, todos los miércoles y sábados, y el primer domingo del mes, se concentra en la plaza de Plainpalais. Venden vinilos, libros, cuadros, muebles, ropa vintage, adornos y todo tipo de antigüedades que te puedas imaginar. Es perfecto para coleccionistas, pues no sólo encontrarán relojes, teléfonos como los de la foto, o sellos, sino también hasta revistas del año catapún. Cada artículo tiene su propia historia detrás y es divertido echar un vistazo a todo y sorprenderte con lo que puedes encontrar. Los martes y viernes por la mañana es un mercado de fruta fresca y verduras. Si tienes suerte, lo mismo encuentras una reliquia por un par de francos…

Si te ha gustado, me haría mucha ilu que me dejaras un comentario. Y que compartieras, ya por pedir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s