Españoles en el extranjero·Reflexiones

10 cosas de EEUU que echo de menos en España

En mi anterior post, expuse una lista de cosas que echo de menos de España en mi vida aquí, en Estados Unidos. Hoy vengo con esos pequeños detalles de EEUU que me faltan cuando visito España:

1) Mantequilla de cacahuete. Sí, lo voy a poner como número 1. Esa peanut butter se lo merece. La primera vez que la probé, no sé por qué pensé que sería dulce como nuestra Nocilla. Pero vamos, no demostré ser muy inteligente porque la palabra misma lo dice, sabe a panchitos (un aplauso). Al principio no me hacía mucha gracia. Ahora me hincho a sándwiches para desayunar, para merendar… Está rica con mermelada, con miel, con plátano… En fin, no creo que sea lo más sano del mundo… pero está muy rica y da rabia que cueste tanto encontrarla en España -y que sea tan cara allí.

2) Secadoras. Lavar la ropa y meterla directamente a la secadora para que te salga todo seco y calentito… Ya está bien de tender la ropa en el típico patio de vecinas marujas. Metes todo a la secadora y te olvidas. Placer puro -después de la mantequilla de cacahuete.

3) Garbage disposal. Esto es un triturador de alimentos justo al lado del fregadero, que con la ayuda del agua del grifo y unas cuchillas en el interior, destroza las sobras y así el cubo de la basura no apesta. Vamos, un inventazo en potencia que toda cocina española debería tener desde hace años… pero no.

4) Comida orgánica. En EEUU hay supermercados enteros de comida orgánica, alimentos obtenidos de una forma tradicional sin transformaciones genéticas, lejos de procesos industriales y aditivos químicos. En España es difícil encontrar productos orgánicos. De hecho, es una pena que tengamos asociados los alimentos “de calidad” al Hipercor… simplemente porque es una cadena de hipermercados a nivel nacional que se ha hecho su gran hueco en la industria de la alimentación.

5) El posavasos. Me decía mi suegra que los americanos no pueden ir en el coche sin un posavasos para su café. Y es que nosotros, quitando en las butacas del cine, solemos sujetar los vasos con las manos, cuando en EEUU venden los coches (los mismos coches que tenemos en Europa) con 5 posavasos si hace falta. Y si no los llevan incorporados, ya se ha encargado alguien de inventar un posavasos accesorio. Así que ahora echo de menos uno de esos en el carrito de mi bebé. Porque claro, ¿cómo voy a empujar el carrito si voy bebiendo café? Ja!

6) Goodwill, garage sales y Craigslist. Comprar artículos de segunda mano se ha convertido en mi hobbie nº 1. Esos departamentos donde la gente dona cosas que no quieren… me tienen absolutamente ganada. Hace mucho tiempo que no compro nada nuevo porque casi siempre tienen lo que necesito allí -aunque haya pasado por otros dueños primero. Lo mismo con los garage sales, donde los vecinos sacan todos los bártulos que no usan y los venden en el mismo porche de su casa; o la web de Craigslist, donde he encontrado cosas para la casa en súper buen estado -y donde no sólo encontrarás artículos, sino también ofertas de trabajo, coches, casas…

7) Empleados en el súper. Lo puedo hacer yo igual de bien, ¿vale? Pero es guay que haya una cajera (o cajero!) y además otra persona que meta tus compras en la bolsa y otra más que te las lleva en el carro hasta el maletero del coche. O sea, lo que en España hace una persona, aquí hay 3 (y tú, que eres perfectamente capaz) en cada caja. Viva el despilfarro de empleo estadounidense.

8) Mariposas enormes. No me quejo de nuestras polillas mariposas, pero las de aquí molan mucho más (me voy pareciendo a Goyo Jiménez…). En verano las ves en los jardines con sus alas llenas de colores y ese tamaño que no sé qué comerán! (¡McDonald’s, fijo!) Y te alegran el día. Sobre todo a mí, que las persigo para hacerle fotos, aunque sólo 1 de 3849573 sea decente…

9) Semáforos rojos. Para qué gastar en semáforos laterales que te indiquen en ámbar que puedes girar a la derecha con precaución… pudiendo poner un sólo semáforo en rojo y girar a la derecha con precaución igualmente. Así, sin más, “se saltan” los semáforos rojos. Y hablando de la circulación, una cosa que NO echo de menos y que NO me gusta es que en medio de la “autovía” la gente se cambia de carril (por favor, a este país le hace falta un paso a nivel!) y las salidas están a la derecha…pero también a la izquierda! Locura total, voto por un ingeniero nuevo que rehaga todas esas insensateces…

10) Jardines sin verja. Libertad para las casitas, que las vallas quedan feas. Aquí, o tienes un perro salvaje el cual debes proteger de la humanidad, o no vallan las casas. Dejan todos los juguetes de los niños en la calle y nadie los roba; no ponen alarmas en las casas, y ni siquiera echan la llave. En España, todo cerrado a calicanto, a ser posible con un seto enorme que refuerce la verja y que deje claro que esa es TU casa y no la del vecino, y carteles de “perro peligroso” aunque en realidad tengas un gato indefenso que no se mueve de tu cama.IMG_8661

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s