Escápate / Guías de viaje

Viena en 2 días

Las Navidades de 2012 decidimos pasarlas de ruta por la Europa Central.

Volamos desde Ginebra, Suiza (donde vivimos durante una buena temporada) a Budapest con Wizzair y volvimos a Ginebra desde Praga con Swiss. Y entre las 4 ciudades nos movimos en autocar. Dividimos los destinos de esta manera: Budapest (Hungría): 3 noches; Bratislava (Eslovaquia): 1 noche; Viena (Austria): 2 noches; y Praga (República Checa): 3 noches. Y creo que lo hicimos bien.

En este post os hablo de VIENA. Fuimos desde Bratislava en un autocar de la compañía era Slovaklines. Nos costó 474,18 SKK (15.40€) y tardamos 1h15min. Nos hospedamos en el Hotel Ibis Budget, Lassallestrasse 7 – Viena. Y la palabra lo dice: “Budget”. No está mal, pero si vas con amigos, que sepas que la ducha tiene una mampara transparente de cuerpo entero y está en la misma habitación.

Día 1: 

IMG_8153Empezamos por la Catedral de San Esteban (Stephansdom o Stephanskirche), el símbolo religioso más importante de Viena, de característicos tejados (parada de Metro: Stephansplatz o bus 1A, 2A y 3A). La obra fue iniciada por Rodolfo IV de Austria sobre las ruinas de dos iglesias anteriores, siendo la primera de ellas una parroquia consagrada en 1147. Si nos metemos por la calle Strulerstrasse, veremos el edificio donde Wolfgang Amadeus Mozart vivió entre 1784 y 1787 (la Mozarthaus), en la calle Domgasse nº 5 (entrada 9€). La verdad es que los austriacos han sabido explotar bien la figura de Mozart, porque lo ves en todas partes; hasta su busto de chocolate.

IMG_8426En la misma plaza tienes el edificio de cristal Haas Haus, que rompe con la arquitectura de la Catedral, la cual se ve reflejada en su enorme fachada de vidrio. Yo creo que los vieneses (vieneros, vienicios, vienytúquétal) se quedaron un poco locos cuando les colocaron este edificio en 1990, en pleno casco antiguo con toda la arquitectura del año catapún alrededor… Pero bueno, le dieron un toque modernista a la ciudad. Eso está claro. Siguiendo por esta misma calle Singerstrasse, llegamos a la calle Graben donde está la Columna de la Peste (Pestsäule), erigida en estilo barroco en 1693 bajo el mandato de Leopoldo I, en acción de gracias por el fin de la peste de 1679, que se cobró más de cien mil víctimas. En la primera calle a la derecha verás la Iglesia de San Pedro (Peterskirche), abierta al público, la cual destaca por su cúpula de 56m de diámetro.

IMG_8346Retrocediendo hacia calle Graben, y andando recto por la calle Kohlmarkt encontraremos el Palacio Imperial de Hofburg (9.90€), el Palacio de Sissi es el castillo más grande de la ciudad. El que fuera residencia de la mayor parte de la realeza austríaca, incluida la dinastía de los Habsburgo, los emperadores austríacos y los emperadores austrohúngaros, es hoy día la residencia del presidente del país. Enfrente de este palacio está el Volksgarten (Jardín del pueblo), que es, además de un parque, una rosaleda y un jardín botánico. Cruzamos la calle Burgring para ver el Museo de Historia Natural (Naturhistorisches, entrada 10€), con un sorprendente mercadillo navideño afuera. También vimos la Biblioteca Nacional (Österreichische, en Josefsplatz, 1), aunque por fuera. Mátame, que llegamos tarde para ver por dentro una de las bibliotecas más bonitas del mundo. Por lo visto su Sala Principal (Prunksaal en alemán, con 70m de largo, entrada: 7€) es increíble, con más de 200.000 libros de entre los años 1500 y 1850 -la Biblioteca, en general, tiene más de 8 millones de libros.

IMG_8232Verás en la principal Ringstraße, y con aires de templo griego, el Parlamento (parada Volksteather y entrada: 4€). Al otro lado de la calle, el Ayuntamiento de Viena (Wiener Rathaus, en Rathauspark), de estilo neogótico construido a finales del siglo XIX sustituyendo el antiguo ayuntamiento. El edificio en sí ya llama la atención, pero además tuvimos la suerte de presenciar ooootro mercadillo de Navidad a lo bestia enfrente del Ayuntamiento, con el Heart tree, de Gerry Gam, uno de los tantos árboles decorados en la zona. Desde ahí, eclipsados por las luces epilépticas del Rathauspark, seguimos hacia la Rooseveltplatz donde está la Iglesia Votiva (Votivkirche, gratis, trams 37, 38, 40, 41 y 42 Schwarzspanierstraße y Schottentor).

Día 2: 

IMG_8549_Quisimos visitar, por la caótica arquitectura, la famosa Hundertwasserhaus, Hander-quéeee?? Así es el alemán, hijo mío, mil palabras en una. Se trata de una casa de colores obra del pintor Friedensreich Hundertwasser (ya tiene más sentido el nombre, ¿no?), situada en la calle Kegelgasse, 34-38. Creo recordar que llegamos aquí en metro (Línea 1 hasta Hetzgasse) porque está un poco más apartada de la ciudad. Desde ahí andamos a la Iglesia de San Carlos Borromeo (KarlskircheMetro U1 y U2 hasta Karlsplatz; tranvía D hasta Gußhausstrasse o 1 y 62 hasta Wien Resselgasse), una obra maestra que combina diferentes estilos artísticos. Tenían montada una especie de granja con cerdos, gallinas y tal…

IMG_8623Y tras tomarnos un vino caliente, nos dirigimos hacia el Palacio Belvedere recto por Argentinierstrasse (nosotros fuimos andando, pero se puede coger el Metro U1 a Südtiroler Platz), entrada 13.50€, compuesto por dos palacios (Belvedere alto y bajo) y otro edificio, Schwarzenberg, actualmente un hotel. Estaba todo nevado, muy bonito. Hay otros palacios, como el Palacio de Schönbrunn (Entrada: 12.90€ incluye: Palacio, Jardín del Príncipe Heredero y Glorieta); pero está más alejado, aunque vale la pena las vistas desde la Glorieta.

IMG_8708_Y de ahí cogimos el metro hacia el Donauturm, ya que reservamos online para comer en este restaurante giratorio en una especie de edificio estilo a nuestro Pirulí madrileño -si éste tuviera una vista panorámica de Viena, claro. No está mal, pero supongo que con subir al mirador habría sido suficiente. Además, está un poco apartado del centro y el camarero era un poco borde. Después de comer, volvimos al centro de Viena para visitar la Ópera Estatal (Wiener Staatsoper, trams 1, 2 y D hasta Opernring, visita+museo por 6,50€), el principal centro de la música vienesa y uno de los más populares a nivel mundial. Había un montón de personas intentando vender tickets para espectáculos de ballet, etc. pero el más barato eran 150€, así que nos reímos en su cara sonreímos educadamente y lanzamos una bomba de humo.

Por la tarde-noche cogimos el tranvía 38 desde Schottentor-Universitätt para visitar el barrio de Grinzing (el cual data de 1114), una pequeña población en la periferia norte de Viena que desde 1891 forma parte de la propia ciudad (distrito 19). Es famosa por sus “heuriger”, tabernas tradicionales donde sirven vino joven. También por su iglesia parroquial conocida como la “Pfarrkirche”.

Here’s a “quality” English translation from Google

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s