Educación·Reflexiones

Si hubiésemos prestado atención en clase de inglés

“-¿Cuándo empezaste con el inglés?”

La pregunta famosa que nunca sé cómo contestar… Y es que da vergüenza admitir que empecé a los 6 años.

Y no sólo eso, sino que terminé el instituto con casi el mismo nivel que tenía en Primaria: sólo tenía 100% claro los colores y los números, que las conjugaciones verbales para “él/ella” eran los únicos que acababan en “S”, y que la lista de verbos irregulares era un tostón. Así que me la estudié de memoria según se escribía y con pronunciación española: BE-CO-ME, BE-CA-ME, BE-CO-ME (¿cómo que bicam y bikeim? ¡Be-Co-Me!). Y no me ponía colorada al inventarme teach-teached o catch-catched… Ni sonrojadita, vamos. Lo cual me recuerda al ridículo que hicieron nuestros jóvenes representantes en el Paramento Europeo:

Cuando me tocaba leer en clase en voz alta, ahí es cuando me ponía roja. Y prefería decir que no tenía hechos los ejercicios del “Activity Book”  a pasar el mal rato de que me escucharan todos hablar en inglés -o lo que fuera eso. Y ya puestos a confesarnos, el día del examen, alguna vez me saqué a escondidas el mini diccionario de Collins para deleitar a la profesora con un vocabulario que ni siquiera habíamos aprendido en clase…

Una vez en la universidad, solicité mi beca Erasmus para irme a Londres, tras haber hecho una entrevista con la coordinadora de Relaciones Internacionales… Ni mi inglés era para tirar cohetes ni me esforcé por preparármela. Para mi sorpresa, su inglés era incluso más pobre que el mío (o así lo percibía yo) y aún así, señoras y señores: me la concedieron. Aunque después de ver cómo “eligieron” a Ana Botella para defender la candidatura olímpica de “Madrid 2020”, no sé de qué me sorprendo…

Y ahí estaba yo en Inglaterra, con mis maletas y mi inglés roto. Preguntando por direcciones más perdida que un pedete en un jacuzzi. Porque seguro que si no tuviéramos todas esas series de televisión y peliculones americanos traducidos al español, nos esforzaríamos un poco en aprender una segunda lengua en condiciones. Como hacen los nórdicos, entre otros, o incluso las mujeres en Oriente Medio con las telenovelas latinas. Iríamos a esas clases de inglés en el instituto e incluso entenderíamos algo. Y en vez de dar la misma lista de verbos irregulares durante 12 años (que realmente, la culpa es nuestra, y no de nuestros profes), quizás habríamos elevado nuestro conocimiento de la lengua a un nivel superior.

Hoy en día oyes frases como -Yo llevo a mis hijos a un colegio bilingüe. ¿Bilingüe con todos los profesores españoles enseñando inglés en español…? No me vale. Si son bilingües, que lo sean de verdad. Un poco de contacto con nativos no haría daño. Y que mis hijos viajen, que aprendan, que sepan que su idioma no es el único. Al contrario que nuestros padres, cuando las compañías low cost no estaban tan de moda, nuestra generación tiene la oportunidad de plantarse en cualquier parte de Europa por unos eurillos. Somos privilegiados por poder acceder a un gran número de becas tanto para estudiantes como para profesionales en todas partes del mundo. ¿Por qué nos cerramos las puertas? Creo que deberíamos ver la televisión en versión original -vale, excepto cuando nuestros pequeños ven Doraemon, a no ser que quieran aprender japonés, que nunca está de más.

En realidad, lo que tendríamos que tener presente es la importancia de tener un segundo idioma. Que vienen turistas a España y sólo les entienden en la recepción de los hoteles. Que ni se les ocurra preguntarle nada al conductor del autobús, a la cajera del supermercado, a una señora de la calle al azar… o a la dependienta del mismísimo Corte INGLÉS.

En el fondo, nos pasa lo mismo que a los angloparlantes: nuestros idiomas son grandes y preferimos que sean los otros los que aprendan el nuestro. Pero la comunicación importa, y aunque el castellano sea una lengua amplia y la segunda más hablada (después del chino mandarín), el inglés no deja de ser el tercer idioma más hablado en el mundo, con 375 millones de hablantes. Lo tienen como primera y segunda lengua 508 millones de hablantes, y se calcula que lo hablan en el mundo más de 1.000 millones de personas.

MIL millones de personas hablando inglés, y nosotros escondidos debajo de la mesa cada vez que nos pregunta un guiri algo. Aunque sea en español… Suena raro y nos entra el pánico. Se nos atraganta la asignatura de inglés en el cole (teniendo clases sólo dos veces por semana) porque NO entendemos el idioma, porque creemos que con el español es suficiente, o porque ni lo intentamos. Que levante la mano quien no se inventa las canciones con un inglés chuchurrío. O quien no tiene puesto en su currículum “Inglés: Nivel Medio” (o Avanzado, ¡con un par!)… Que me armé de valor y me hinché a ver películas en versión original (con subtítulos en español, eso sí), y sólo supe que mi nivel era más bien tirando a Bajo cuando no supe diferenciar que era francés y no inglés lo que hablaban en la versión original de Amélie… Desastre académico.amelie_cristinaserrano

Y es que teníamos que haber aprovechado aquellos tiempos cuando éramos jóvenes y nuestro cerebro estaba “tierno”. El aprendizaje de idiomas, según los científicos, es más fácil de pequeños que de adultos, tenemos una memoria perceptiva mayor y nos cuesta menos. Lo que me hace pensar que si en su momento hubiéramos prestado atención en clase y al Activity book (que es, probablemente,  el libro más fino de la historia), o si hubiésemos tenido acceso a la versión original de la mayoría de películas y series que vemos, quizás ahora estaríamos sentados en el sofá con nuestros niños aprendiendo una tercera lengua con la versión original de Doraemon.

Si te ha gustado, no te pierdas este otro post de “La generación que ni estudia ni lo intenta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s