Reflexiones

Soy adicta a las compras de segunda mano… y tú también deberías.

Si hay algo con lo que verdaderamente disfruto en Estados Unidos es comprando cosas de segunda mano. Dios mío, que alguien me pare los pies… Además, es una manera de ahorrar dinero y reusar artículos que están (normalmente) nuevos, o en buenas condiciones. No sólo están los “thrift stores” y los “garage sales”, también puedes encontrar anuncios online en Craigslist (algunos, gratis) o incluso toparte con algo enfrente de la puerta del vecino, que ya no quiere y dona al que lo encuentre primero. Y es incluso mejor que eBay, Amazon, Wallapop y otros inventos del estilo porque puedes verlos/tocarlos antes de realizar el pago… Sin decepciones ni esperas.

Aquellos expertos en las compras de segunda mano recomiendan que mires bien antes de comprar. Que te asegures de que la condición del artículo es lo que esperas, y que no tiene daños significantes. Sobre todo con muebles y juguetes (que no le falten piezas o algo así), y que pruebes las cosas que se enchufan -para que no llegues a casa con una tostadora que no tuesta. Es cierto que hay veces que te encuentras con ropa que tiene agujeros o pelotillas, o con artículos que se sujetan porque les han puesto pegamento.

sillon_coral_2nd_handLos “garage sales” son bastante útiles, sobre todo tratándose de muebles. Hay veces que, cuando la gente se muda al otro lado del país, se deshacen de prácticamente todo lo que han estado almacenando en el trastero (el basement de toda la vida) durante años, o en su casa porque los camiones de mudanza te sajan. Vi un anuncio en internet de una persona que se mudaba y le compré una mesa de madera maciza para la televisión por sólo $15 y un sillón de color coral súper vintage por $50 que me encanta.

Por otro lado, y esto va para los mañosos out there, si encuentras algo que pueda ser remodelado, alterado, modificado… ATACA. Hablo de mesas, sillas, lámparas, sinfonieres… Con un poco de “chapa y pintura”, puedes hacer de esos muebles viejos verdaderas obras de las que te sentirás orgulloso. Además, hay un montón de tutoriales de bricolaje DIY en internet donde te enseñan a lijar, restaurar y ser creativo con muebles que aparentemente están para tirar pero que tienen más potencial de lo que pensamos. Y la cantidad de dinero que te ahorras es considerable. En esta página verás un montón de ideas para hacer muebles con palets. Increíble.

mesa_step2_cristinaserrano
Mesa de actividades, gratis.

Al margen de las manualidades, que no están hechas para todos, el verano pasado estuvimos pensando en comprarle a nuestro pequeño algo para que se entretuviera en verano en el jardín. Mencionamos una mesa de actividades de esas que puedes poner agua dentro, o arena… Pero costaba unos $80 y decidimos que jugara con algo más barato, así que le dimos un palo. Ahora en serio. Íbamos mi suegra y yo dando un paseo con los niños, y de repente vimos esta misma mesa abandonada ahí enfrente de una casa. No hace falta que narre que intercambiamos una de esas miradas que lo dicen todo e inmediatamente después nos ves caminando, cual gitanillas, con nuestro juguete gigante gratis encima del carrito -y el niño agachado porque no tenía hueco para él. Unos meses más tarde, vimos un tobogán… también gratis, así que mandé a mi marido a por él cruzando los dedos para que ningún otro vecino lo viera y se lo llevara antes que nosotros…

Todo lo que ves, excepto la alfombra, es de 2ª mano.
Todo lo que ves, excepto la alfombra, es de 2ª mano.

Unas semanas más tarde, con idea de pedirle a Papá Noel una pizarra, encontré una de esas que puedes pintar con tiza por un lado y con rotulador por el otro… por $5. De pequeña nunca me faltó de nada, pero he de decir que la habitación de mis pequeños puede que sea el sueño de todo niño… y lo mejor de todo es que no nos hemos dejado todos los ahorros.

Mi carrito de $600, por $200 :)
Mi carrito de $600, por $200 🙂

Otra anécdota… Recuerdo unos vecinos que tenían un carrito doble para salir a correr (jogging stroller para los amigos) y le dije a mi marido que lo quería YA. Claro que, por una vez en la vida, tenía razón él: “-Cristina, sólo tenemos un niño”. Tiró de mi brazo y lo dejé pasar. Unos años más tarde, me salí con la mía.

Lo que quería ver con mis propios ojos eran los “thrift shops”. Pensé que tendrían retales y cosas viejas que nadie quiere (de hecho, tenía pensado ponerme manos a la obra con la máquina de coser que me había regalado mi suegra y hacerme cosas yo misma), o muebles típicos de tu peña del pueblo. Pero me sorprendió la cantidad de cosas que venden en impecable estado. Me das un par de horas (o un par de días) y todavía no me han entrado ganas de salir de ese sitio… Eso sí, el primer sitio donde me llevaron era pequeño, con cosas súper chulas y vintage. Pero se trataba de un thrift store de los “caros”. Parecía más bien un negocio familiar, la típica tienda del barrio… Me llevé dos chaquetones  ($10 cada uno) y después vi el 3º y más bonito de todos. Me quedaba un poco grande así que lo dejé dubitativa, pensando que si alguien lo compraba me haría un favor… ¡Pero no! Una chica se alegró tanto de verlo que casi me pongo a llorar cuando lo posó sobre su brazo en plan “me lo llevo”.

El siguiente thrift store al que fui era mucho más grande y resultó ser una cadena que existe en todo el país, donde la gente dona sus cosas -normalmente para que vayan a parar a aquellos cuyos ingresos no son precisamente elevados. Los que vivís o habéis vivido en Estados Unidos sabéis de lo que hablo: el famoso Goodwill. Coges tu carro de la compra y te das una vuelta entre todos esos artículos. Desde ropa por $1-$5, a calzado que te costaría entre $50-$100 en una zapatería y que consigues por $10 máximo, equipamiento deportivo, lámparas, marcos, pequeños electrodomésticos, juguetes, cosas para la cocina y el cuarto de baño… En fin, de todo.

thriftstore_cristinaserranoAdemás, marcan los artículos con etiquetas de colores para cada semana añadir un 50% de descuento a colores determinados (Ejemplo: Si hoy toca el morado y esa camiseta de $3 tiene etiqueta morada, te la llevas por $1.50).

Mi maleta de pinturas acrílicas por $7 (vale $100 en Amazon).
Mi maleta de pinturas acrílicas por $7 (vale $100 en Amazon).

En resumen, la probabilidad de encontrar algo que te cuaje es proporcional a las ganazas que tienes de comprar compulsivamente. A mí, que siempre me ha gustado pintar, encontré de casualidad esta maleta de pintura acrílica por $7 cuando la ves en Amazon por $100, y el típico mini maniquí de madera articulado de Ikea que allí son $10, pues por $0.99… Lo que me recuerda a la canción de Macklemore & Ryan Lewis, esa que dice “it was ninety-nine cents!”. Así que reviví el momento: ¡¿99 céntimos?! Trae p’acá.


Puede que no encuentres el artículo perfecto a la primera. Incluso puede que vayas tropecientas veces y que te frustres porque no encuentras nada interesante, o que un día te acerques y encuentres algo único que parezca estar hecho para ti (eso me pasa a mí… siempre). ¿Mi recomendación?: “no busques algo en concreto”. Por supuesto que puedes ir con una idea fija de lo que querrías encontrar y ponerte a buscar ese artículo específico sin mirar otra cosa -y probablemente lo encuentres. Sin embargo, yo soy de las que piensa que es mejor no esperar encontrar nada y encontrarlo todo. Dime que no suena maravilloso…

No sé en otros lugares (nunca había visto un sitio así en España…), pero aquí en Estados Unidos, comprar cosas usadas es genial. Y ya no sólo por lo que te ahorras, sino por el camino que recorren yendo de mano en mano, su historia (¡hay artículos de todas las épocas!), el sentimiento de felicidad de encontrar algo que realmente te encanta y el giro que dan al cambiar de propietario. Si los artículos supieran lo afortunados que son de caer en mis manos… Pero lo cierto es: soy yo la que no se lo cree.

Anuncios

Un comentario sobre “Soy adicta a las compras de segunda mano… y tú también deberías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s