Educación

El cerebro de los bilingües

El cerebro del ser humano es algo que me apasiona (y aterroriza a la vez). Y si a eso le añades que mi marido  y yo estamos haciendo un experimento educando a nuestros hijos en dos idiomas (ya que nuestras lenguas maternas son distintas), pues… entrada del blog al canto. ¡Hello!

Parece ser que los bebés no sólo son capaces de reconocer la voz de la madre y de distinguir entre la lengua materna y una lengua extranjera en el último trimestre del embarazo. Hay más. Un estudio realizado en la Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados de Trieste, en Italia, señala que “el bebé de padres bilingües puede diferenciar las lenguas incluso antes de comprenderlas”.

Siempre decimos que los bebés no tienen otro medio de expresarse que mediante el llanto. Y leyendo he encontrado que un equipo de investigadores alemanes de la Universidad de Würzburg afirma, tras varios estudios, que “el llanto de los bebés es diferente según su lengua materna”. Por lo que éste se convierte en un primer “producto del lenguaje”, aunque en realidad sólo se trate de una melodía un tanto estridente para los que lo escuchamos 😉 En mi caso, mis niños lloran flamenco.

En el siglo pasado se pensaba que el aprender idiomas interfería en el crecimiento educativo. Después de tropecientos estudios (¡y los que quedan!), resulta que aprender dos idiomas simultáneamente determina la morfología cerebral. No es que las personas que hablen dos lenguas sean más inteligentes. De hecho, a la hora de comunicarse, cuentan con un procesamiento menos eficiente (aunque no menos eficaz). Obviamente, se comunican igual que las personas que sólo hablan una lengua. Sin embargo, necesitan emplear más áreas de su cerebro, lo que hace que el proceso sea más lento, pues tienen que “elegir” entre dos palabras para una misma cosa. O sea que si contamos un chiste, lo pillarán cuando ya no tenga gracia. Es broma, hablamos de milésimas de segundo inapreciables.

Otra desventaja, por así decirlo, es que aunque les enseñes dos lenguas desde el nacimiento, siempre hay una que será la dominante, aquella a la que el bebé esté más expuesto. Viviendo en Estados Unidos, con padre americano (y su familia), la televisión en inglés y papis hablando en inglés en casa (sin contar aún con colegios y demás), aunque yo le hable en español… no parece que vaya a ser su lengua dominante, por muy lengua materna que sea… Pero tiene 2 años y medio y la vida da muchas vueltas, así que I’ll keep you posted. Digo: os iré contando novedades 😉

Por otro lado, se ha desmentido que los adultos posean habilidades más sofisticadas para el aprendizaje de idiomas. Los bebés de sólo 3 meses de edad ya nos superan. Pero no nos frustremos porque se nos resista ese segundo idioma a estas alturas… Todo tiene una explicación: La primera lengua ya tiene su rincón prioritario en el cerebro (desde los 4 años de edad), y la segunda se está peleando por encontrar su sitio también -en plan muñequito de “Érase una vez el hombre” (¿os acordáis?). Menos mal que alguien dijo “más vale tarde que nunca” y que “el saber no ocupa lugar”.

Los beneficios de hablar dos idiomas no sólo se reflejan en una edad temprana, sino que permanecen toda la vida. Aunque aún se está estudiando, “comunicarse en dos o más idiomas conlleva efectos en la salud mental y cerebral del individuo”, afirma la Dra. Ellen Bialystok en su investigación sobre el bilingüismo. Y está demostrado que los individuos que dominan dos idiomas son menos propensos a sufrir demencia senil.

¿Por qué? Porque el cerebro de un bilingüe está más ejercitado (no, no va al gimnasio a hacerse selfies) y el uso de dos idiomas contribuye al concepto de reserva cognitiva; es decir, el bilingüismo trabaja como efecto protector contra los efectos del deterioro cognitivo del envejecimiento. Resumiendo, manejar dos idiomas reorganiza redes específicas del cerebro y la experiencia es tan intensa que deja huella en nuestras mentes de por vida.

Fuentes: WebConsultas.  |  Investigación y Ciencia.  |  Blog Psicología UHU.  |  Tendencias21.  |  El Mundo.  |  BBC.

No te pierdas este otro post de “La Memoria: Qué, Cómo y Cuándo recordamos”.

Anuncios

Un comentario sobre “El cerebro de los bilingües

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s