Reflexiones

Año nuevo, vida nueva

Este año ha estado repleto de alegrías: segundo embarazo y un hermanito precioso para Lucas, road trips, Licenciatura, visado, familia española en USA, nuestra boda… y mucho más. Aquí os dejo con un “resumen gráfico” 🙂

miaño

Así que como quiero que siga la buena racha, para este 2015 me he hecho esta lista de objetivos. No sólo espero cumplirlos antes de que acabe el año, sino que en vez de ser “simples retos que se olvidan una vez cumplidos”, quiero que perduren de por vida:

1) Dedicarle más tiempo a mi hijo el mayor. Cuando nació mi segundo hijo, me distancié un poco del mayor, por ponerlo de alguna manera. Ya no tenía mi atención 100% sino que tuve que dividirme, además de que el pequeño me necesitaba constantemente. Ahora que está aprendiendo a sentarse solo y a agarrar juguetes y demás sin ayuda, pronto tendré las dos manos “libres” para espachurrar al otro con más frecuencia… por si acaso se le olvida que mami le adora.

2) Quejarme menos. Desde que nos mudamos a Estados Unidos, no paro de compararlo con España, y la mayoría de las veces es para mal (sobre todo ahora en invierno). En realidad, es sólo porque echo de menos mi país, y no porque sea horroroso vivir aquí. Así que como segundo objetivo para este 2015, voy a intentar ver el lado positivo de las cosas, lo cual sé que me hará más feliz a corto y largo plazo.

3) Ahorrar. Después de todos los cambios que hemos sufrido recientemente (mudanza Europa-EEUU, vuelos, visados, abogados de inmigración, bodas y bebé nuevo), no estaría mal hacer algún recorte de gastos. Para empezar, nos hemos dado de baja en el servicio de televisión por cable ($40/mes) y hemos contratado Netflix ($9/mes, con películas, documentales, series y más, y con acceso desde la tele, ordenador, móvil, tablets… No sé qué he hecho sin Netflix todo este tiempo). Por otro lado, he descubierto los thrift stores, las tiendas de segunda mano, y me he vuelto adicta a comprar las cosas que necesito para adornar/vestir el cuarto de baño, cocina, etc. por un par de dólares.

4) Ir a cenar con mi marido, los dos solos, al menos una vez al mes. Esto puede llegar a ser más complicado de lo que parece. Sobre todo porque tanto su familia como la mía viven lejos (unos más lejos que otros…) y porque me da mal rollo dejarles con una niñera… Pero haré lo que se pueda y os voy contando el progreso, por el bien de nuestro matrimonio.

5) Aprender a coser con máquina. Estas Navidades, mi suegra me ha regalado una máquina de coser súper chula. Tengo muchas ideas en la cabeza para alterar algunas prendas e incluso hacérmelas yo misma, pero tengo que aprender a utilizarla, así que me voy a hinchar a leer, ver tutoriales, y a aprender de medidas y de patrones.

6) Cocinar. Otro regalo de mi suegra ha sido un mega archivador de recetas (creo que quiere hacer de mí la mujer perfecta para su hijo jajaja), porque soy súper torpe en la cocina. Como dice ella: “Si sabes leer, sabes cocinar”, así que voy a intentarlo y si quemo la cocina, ya tengo post nuevo para el blog. El libro lo recomiendo, es la 16ª edición de recetas de la revista Better Homes y te enseñan a hacer de todo: platos básicos de pasta y ensaladas, guisos, recetas vegetarianas, postres, pan, galletas… Ahora sólo me falta conseguir algunos de los ingredientes, además de utensilios… y una cocina más grande, ya que nos ponemos a pedir… 🙂

7) Fuera azúcar. Bueno, va a ser difícil hacer unas magdalenas de chocolate caseras y no catarlas… pero mi objetivo es al menos reducir el azúcar en la casa. El consumo de azúcar destruye el equilibrio de los minerales en el cuerpo, contribuye a la obesidad, puede provocar caries, debilitar la vista. Lo peor de todo es que el azúcar es una sustancia adictiva, y tiene el poder de inducir procesos metabólicos anormales en un individuo saludable, y promover enfermedades crónicas degenerativas. Hay un montón de razones más, pero no quiero aburrirte: Limitar el azúcar salva vidas.

8) Cuidarme. Mi dieta diaria es bastante equilibrada (quitando esos pequeños caprichos dulces que ya he dicho que voy a erradicar), pero siempre, desde pequeña, he hecho deporte (judo, volley, correr…) y ahora el único esfuerzo físico que hago es correr detrás de los niños (que no es poco). Junto a la idea de cuidarme, viene también el desestrés. Salir a correr supone salir de casa y desconectar de la vida rodeada de pañales. Además, siempre lo asocio con llegar a casa y hacerme un smoothie fresquito casera de frutas y verduras. Este objetivo pinta bastante bien. Empiezo el lunes 😛

9) Encontrar un trabajo de media jornada… en el que disfrute lo que hago. Por mi salud mental.

10) No discutir con mi madre cuando vayamos a España de visita. Nos llevamos bien por Skype pero ufff… Mamá, si me lees, lleguemos a un acuerdo donde me dejas ser la madre de mis hijos sin interferir. Y yo dejaré mi mala leche aparte.

mama1990
Mi mami y yo en 1990
Anuncios

2 comentarios sobre “Año nuevo, vida nueva

  1. No discutir con las madres es complicado! Nosotras ni en Skype nos libramos!
    Aprender a coser con la maquima es super util. Y siempre puedes empezar con cosas faciles xa la casa. Cortinas, cojines, delantales, toallas para los niños, bolsitas para las cosas de los peques…
    Cocinar a mi personalmente me encanta! Y tu marido e hijos siempre te agradeceran unas galletitas caseras.
    Ahorrar……..una vez que estas fuera de tu pais parece que la cantidad en el banco es imposible qur suba de X.

    En fin…..los propositos siempre son buenos!!! Luego hay que perseverar. Que es lo complicado!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s