Educación

¿Tienes la suficiente soltura con tu 2º idioma como para enseñárselo a tus hijos?

Originally written by Corey Heller at Multilingual Living: “Are you fluid enough to raise your child in a second language?”

Criar a nuestros hijos en otro idioma distinto al nuestro está de moda hoy en día. Con lo caros que son los colegios bilingües y la lejanía de familiares y amigos que hablen otro idioma, criar a nuestros hijos en una lengua distinta a la nuestra propia se ha convertido en una opción deseable. 

La pregunta que se hacen casi todos los padres, sin embargo, es si estamos haciendo más mal que bien en intentar criar a nuestros hijos en un idioma que no es nuestra lengua materna. ¿Cómo podemos saber si nuestro nivel en el idioma es suficiente para llevar a cabo este proyecto?  ¿Aprenderán nuestros hijos nuestros fallos con el idioma y hablarán con nuestro acento falso?  Si es así, ¿importa realmente a la larga? ¿No están ganando algo a pesar de los pequeños inconvenientes?

Lo que hará que funcione o no haber elegido criar a tus hijos en un idioma no nativo se reducirá a la relación que tengas con ese idioma: ¿Cuál es el nivel con el que te sientes a gusto, la predisposición a seguir desarrollando ese idioma con el tiempo, y tu dedicación a ese objetivo a largo plazo? La dedicación es la clave. Siempre puedes esforzarte en dominar esas habilidades lingüísticas, pero encontrar el camino y seguirlo a rajatabla es algo que le cuesta hasta a los nativos.

Empieza contestando estas preguntas:

1. ¿Por qué quieres criar a tu hijo en otra lengua que no es la tuya?
¿Qué es lo que realmente te motiva a hacerlo? ¿Crees que con el tiempo le ayudará intelectualmente? ¿Esperas que le será más fácil encontrar un trabajo mejor en el futuro? ¿Quizás estés inclinado a criar a tu hijo en otro idioma distinto al tuyo porque es algo que te faltó cuando eras pequeño? Lo más probable es que te sientas unido a ese idioma no nativo y no puedas imaginarte no compartirlo con tu hijo. Por la razón que sea, asegúrate de que eres honesto contigo mismo. No tener motivación ya es malo de por sí, así que haz el esfuerzo y encuentra las respuestas.

2. ¿Te sientes cómodo con esa segunda lengua?
Esta pregunta no tiene nada que ver con tus habilidades lingüísticas (llegaremos a ese tema más adelante). Esta pregunta es sobre la relación íntima que tienes con ese idioma no nativo. ¿Podrás hablar con tu hijo con total comodidad en esa lengua todos los días? ¿Estarás cómodo usando tu lengua no materna incluso después de un día largo de trabajo o cuando tu niño te esté dando el día? Es difícil saber de antemano si estarás o no cómodo criando a tu hijo en otra lengua pero haz un intento e imagina cómo sería. ¡No te desanimes! Sólo imagínate lo bueno y lo malo y cómo reaccionarías con cada uno.

3. ¿Qué recursos incluirás?
Cuando criamos a nuestros hijos en otro idioma distinto al nuestro, es importante tener ejemplos nativos con los que poder contar de vez en cuando. Y esto no es sólo por nuestros hijos. También nos da el apoyo que necesitamos NOSOTROS para continuar. ¿Tienes libros, DVDs y música en ese idioma que te gusta leer, ver o escuchar? ¿Tienes lo mismo para tu hijo? ¿Y qué me dices del apoyo nativo en la comunidad? ¿Tienes algún amigo nativo que pueda venir una vez a la semana a pasar el rato y hablar con tu hijo en ese idioma? ¿Y un grupo para jugar utilizando esa lengua? Tener este apoyo nativo hará más divertido e inspirador el criar a tu hijo en tu lengua no materna. Además, la probabilidad de que continúes con ello es mucho más elevada.

4. ¿Cuál es tu nivel en ese idioma?
Sé honesto contigo mismo sobre el nivel de vocabulario y gramática. ¿Serás capaz de ampliar las habilidades lingüísticas de tu hijo y sus expresiones a medida que crece? ¿Estás a gusto con el acento que tienes en tu lengua no materna? ¿Te molesta? ¿Crees que está bien?¿Mantendrás viva esa lengua no materna con clases adicionales y práctica? Como he dicho antes, no se trata de ver fallos en tus habilidades lingüísticas, sino de ser honesto con cómo te sientes TÚ sobre tus propias habilidades lingüísticas. Tómate un tiempo ahora para abordar estas cuestiones en vez de más adelante cuando encuentres baches en el camino.

Si tus habilidades lingüísticas no son muy fuertes, que no te haga parar los planes de criar a tu hijo al menos parcialmente en ese idioma no nativo. Contesta a esas preguntas de arriba y después crea planes alternativos en cómo llevar a cabo un bilingüismo a tiempo parcial.

Aquí tienes algunos trucos e ideas para un bilingüismo parcial:

1. Elige un día o dos (¡o tres!) a la semana en el que le hables a tu hijo exclusivamente en tu lengua no materna. 
No hace falta que lo hagas todo el día -funciona si lo haces sólo por la mañana o por la tarde. Ve DVDs con él y lee cuantos más libros mejor. Leer en alto a tu hijo es una manera genial de inculcar vocabulario que normalmente no usamos en el día a día (además, le animará a preguntar y debatir).

2. Id juntos a clases particulares. 
Averigua las clases que dan en tu comunidad donde tu hijo pueda unirse (¡quizás estén orientadas a padres e hijos!). Como tú ya sabes el idioma, esto simplemente será como otra parte más de tu vida y hará que tu hijo y tú seáis más propensos a usar el idioma.

3. Contrata a una persona nativa para que venga a casa unas cuantas veces a la semana. 
Elabora un plan de idiomas con la persona nativa para que te sientas más dedicado a usar esa lengua diariamente. Sabiendo que vas a ver a tu colega nativo hará que tú y tu hijo sigáis motivados.

4. Suscríbete (o compra) un programa de idiomas online.
Intenta encontrar algo que sea divertido y capte la atención de tu hijo. Establece un horario regular en el que hacer el programa de idiomas con tu hijo y luego decide cómo y cuándo usar el idioma durante la semana.

5. Accede a cambiar de un idioma a otro según las necesidades.
Si crees que tu idioma no nativo es bastante fluido pero te atascas con ciertos temas, déjale claro a tu hijo que estás cambiando al otro idioma para explicar algo. Lo suyo es no cambiar de idioma demasiado, pero por otro lado, no ofrecerle a tu hijo ese idioma no nativo porque tengas algunos episodios de dificultad sería una gran pérdida. Tu hijo se acostumbrará a este proceso si eres consistente en cómo alternas idiomas: por ejemplo, da una señal a través de una frase como “Mamá va a cambiar a español ahora porque lo puede explicar mejor así”. Usa esa frase cada vez que lo necesites.

Como puedes ver, la fluidez es sólo un elemento en la decisión de criar a tu hijo en tu idioma no nativo.  Es algo a lo que te puedes enfrentar con dedicación y compromiso.  Haz un acuerdo contigo mismo para sólo hacer aquello con lo que te sientas cómodo -ni más ni menos. Ese es el verdadero factor determinante que te relaciona a esa lengua no materna. Mientras eso te haga feliz, continúa usándolo y comparte esa alegría con tu hijo.

Asegúrate de que continúas proporcionándole palabras, gramática y expresiones que desarrollan y amplían la complejidad junto con tu hijo. Si esto significa usar los dos idiomas (el no nativo para conversaciones generales y la lengua materna para temas más complejos), está bien. No te preocupes por esto hasta el punto de rendirte. Sólo acuérdate de esto según va creciendo.

Lo importante es llevar a cabo tu plan y luego pegar un salto a la lengua no nativa. Tómalo de mes en mes y luego de año en año. Sólo ofrece tu lengua no materna hasta donde estés cómodo con ella. Todo plan puede ser adaptado a las circunstancias. La clave es asegurarte de que estás siendo 100% honesto contigo mismo sobre dónde te sitúas en cuanto a la crianza en una lengua no nativa.

¿Estás criando a tu hijo en otro idioma que no lo tienes fuerte? ¿Te preocupa? ¿Cuáles son tus preocupaciones y cómo las estás llevando? Alternativamente, para aquellos que estáis criando a vuestros hijos en otro idioma distinto a vuestra lengua materna y que os sentís cómodos con ella, ¿Qué preocupaciones tenéis? ¿Echáis de menos hablar a vuestros hijos en vuestro propio idioma? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s