Embarazo·The Mamas & The Papas

¿Cuándo es la edad más adecuada para tener hijos?

Es difícil saber con exactitud cuál es la edad ideal para tener un hijo, pero hay varios factores que nos acercan a una respuesta.

  • Punto de vista biológico.

Biológicamente hablando, la primera menstruación hace un llamamiento al cuerpo para hacerle saber que ya puede crear un nuevo ser, aunque la edad propicia con óptimas condiciones será entre 18 y 25 años. ¿Por qué? El cuerpo estará preparado para llevar un peso extra en los huesos y articulaciones, y normalmente la mujer no padece de problemas médicos de espalda y músculos a esa edad. Por otro lado, con el paso del tiempo, la producción de óvulos comienza a disminuir, por lo que la fertilidad no es la misma y concebir se hace más complicado, además de entrar en riesgo de que aumenten las complicaciones (abortos espontáneos, malformaciones, nacimientos prematuros…). La fertilidad desciende en pequeños pasos a partir de los 30, 35 y 40 años.

Si comparamos a una mujer de entre 20 y 25 años con una de entre 30 y 35 años, “la tasa de fecundidad disminuye en un 25% en el segundo grupo”, explica Marcos Ferrando, director de un centro de reproducción asistida en Bilbao. Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, “de cada 100 mujeres treintañeras que intenten quedarse embarazadas, 20 tendrán éxito y 80 fracasarán”. Y a partir de los 40 años, la probabilidad de concebir de manera natural es de un 5%, por lo que muchas mujeres recurren a tratamientos (inseminación artificial, etc.) donde sólo un 11% tiene éxito, según la Sociedad Española de Fertilidad.

Annegret RaunigkClaro que siempre hay excepciones. Si no, que se lo digan a Annegret Raunigk, una señora alemana de 65 años (con 13 hijos y 7 nietos) que gracias a los avances de la medicina, se puede permitir el lujo de quedarse embarazada otra vez… y de cuatrillizos. ¿Quién dijo menopausia?

  • Punto de vista psicológico o emocional.

Los casos de embarazos entre adolescentes (alrededor de 16 años) no suelen ser los más deseados, y normalmente no son planificados. La maternidad para esas mujeres no sólo podría repercutir en su vida social y desestabilizar su relación con el medio –parón en los estudios, cambio de intereses, necesidad de mantenimiento y pronta incorporación al mercado de trabajo. También pueden tener complicaciones tales como bebés de bajo peso, parto por cesárea (porque su pelvis no está lo suficientemente desarrollada para afrontar un parto natural), etc. Por no hablar de los casos de abortos provocados, que ponen en riesgo la vida de la adolescente…

40-weeks-and-a-camera-and-mirror-sophie-starzenski (1)
“40 weeks and a camera” by Sophie Starzenski

Por otro lado, dar a luz entre los 20 y 30 años conlleva un menor riesgo de sufrir complicaciones en la gestación, además de otras ventajas como la madurez mental y fácil recuperación del peso anterior al embarazo (o debería decir “más fácil que a los 40”, pero sin tratarse de magia). A esa edad, la mujer aún se considera joven, con energía y resistencia para afrontar la educación de esa nueva criatura que no tiene ni una pizca de voluntad por descansar. Pero no todas las mujeres están preparadas psicológicamente para afrontar ese cambio tan repentino en sus vidas y todas las responsabilidades que ello conlleva.

  • Punto de vista sociológico o cultural.

instinto_modernadepuebloNo sólo es complicado dar el paso por el hecho de que la crianza de un bebé altera el estilo de vida de cualquiera. La mujer del siglo XXI también goza de ese punto profesional que requiere esfuerzo y dedicación, y encontrar estabilidad lleva su tiempo, por lo que hacer un parón en su vida profesional (o quizás, nunca volver) puede que suponga un obstáculo. Esto es uno de los motivos por los que cada vez hay más mujeres que esperan a sus “late-thirties” o incluso a los 40 años para empezar a crear una familia. No es fácil asentarse en el mercado laboral, tener una estabilidad económica, compaginar el trabajo con la vida en pareja, ganar experiencia… y si a eso le sumamos la crianza de un bebé, la cosa se complica. Así que no es raro que muchas mujeres pongan en una balanza “trabajo y maternidad”, y terminen anteponiendo su vida laboral al hecho de convertirse en madres, pues lo suyo les ha costado tras educarse toda su vida para ello.

Claro que el cuerpo humano no entiende de eso y a veces, quedarse embarazada no es cuestión de pulsar un botón y listo. En general, la mujer nace con medio millón de óvulos, los más sensibles a la maduración salen primero, y según pasan los años se quedan los de peor calidad.

 ELLOS Y SU GRANITO DE ARENA:

¿Y qué pasa con los hombres? ¿Cuál es la edad idónea para ser papá? Aunque ellos producen millones de espermatozoides durante años y años como si no hubiera mañana, resulta que los hombres mayores de 40 años tienden a ser menos fértiles que los más jóvenes.

“Cuanto mayor es la mujer, menos fértil y, por tanto, necesita más espermatozoides para lograr un embarazo. Sin embargo, está demostrado que aunque la fertilidad del varón se prolonga más, decrecen los espermatozoides y la movilidad y calidad de los mismos”, aclara el doctor José Luis Ballesta, presidente de la Sociedad Española de Andrología. Ya tenemos una razón por la que los bancos de semen prefieren donantes jóvenes.

Así que es cierto que cada vez estamos ante más casos de problemas reproductivos debido al incremento de la edad, tanto de la madre como del padre. Lo bueno es que la ciencia está de nuestro lado y ofrece métodos para saltarse ese “reloj biológico”: fecundación ‘in vitro’ (FIV), congelación de óvulos, óvulos donados, células madre… Lo malo es que no siempre traen los resultados que se esperan, o sí… pero lleva tiempo (y pasa el tiempo para los futuros padres también, claro); otra desventaja es que estos métodos valen unos cuantos miles de euros, a veces no muy adaptados a todos los bolsillos…

Así que mamis y papis, a la pregunta ¿Cuándo es el mejor momento? Depende de la persona, pero hay que estar preparado mentalmente, y teniendo en cuenta las complicaciones que una edad y otra podrían conllevar. No desesperéis si no sale a la primera, “las cosas de palacio, van despacio”. Supongo que lo importante es ser consciente de que traer un bebé al mundo no es tarea fácil y que, emocionalmente, es un trabajo duro que requiere mucha paciencia y dedicación. Todo lo que les podamos dar es poco, y ellos con sólo nacer, ya nos lo están dando todo.

Comparte si te gustó, cuéntame tu experiencia y mucha suerte para los que están intentando “quedarse” 🙂 Hasta pronto.

Fuentes: Noticias24. | Consumer. | El Mundo. | Institut Marquès.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s