Educación·Salud y Nutrición

¿Por qué es importante estar vacunado?

Es difícil encontrar una foto de un niño del siglo XXI con sarampión. La enfermedad en sí ya forma parte de nuestro pasado. El desarrollo de esta vacuna en 1963 fue considerado un triunfo en la medicina moderna. El sarampión mató en su momento a miles de personas pero llegó el momento de vengarse y lo erradicamos. La vacuna hizo que se pueda prevenir o evitar contraer la enfermedad, una elección de la persona, al igual que cabe la posibilidad de que este individuo no quiera someterse al pinchazo

Ya en el siglo XVIII se introdujo en Inglaterra la “variolización” por Lady Mary Wortley Montagu. Una técnica que consistía en hacer una incisión en la piel y poner costras de viruela (de personas que la habían padecido) para trasmitir la enfermedad debilitada a la persona sana. Pero infectar aposta con una enfermedad mortal a una persona sana con la esperanza de que quede protegida, o por el contrario, contraiga la enfermedad… no era ciencia cierta.

Siendo testigo de cómo cientos de miles de europeos morían por haber contraído la viruela, Edward Jenner dedicó más de 20 años a investigar esta enfermedad. Y a diferencia de la variolización, su método se basaba en la inyección. Tras ver cómo los campesinos que ordeñaban a las vacas se contagiaban ligeramente de la viruela de éstas (una enfermedad primordialmente en las ubres) y rara vez contraían la de los “humanos”, empezó a vacunar a las personas con la viruela de las vacas para hacerlas inmunes a la otra viruela. Era una inyección que producía fiebre y erupciones pero resultó ser un método más seguro que los anteriores. A principios del siglo XIX, ya estaba disponible para todos, pero a ver quién era el valiente que se emocionaba con una vacuna derivada de una vaca enferma. Además, se rumoreaba que la vacuna te transformaría en vaca o que te iban a salir vacas del cuerpo. Así somos los humanos de ocurrentes:

'Nothing Short of Attempted Murder': A Brief History of Anti-Vaxxers

En 1840, consiguieron hacer que la vacuna fuera gratis, pero la gente aún dudaba de los efectos secundarios, por lo que se seguía contrayendo la enfermedad. Hasta que en 1853 se hizo obligatorio vacunarse, multando a la gente que no quisiera. ¿Qué pasó? Que esto se convirtió en un acto de fuerza y opresión por parte del gobierno, y muchos se cruzaron de brazos creando una población antivacunas.

Algunos por su religión, otros por creer en la medicina alternativa, otros que creían que la enfermedad era culpa de un medioambiente contaminado, otros directamente pensaban que las vacunas envenenarían a sus hijos.

William Tebb, el fundador de todo este movimiento anti-vacunas, además de escribir un montón de libros sobre la pureza física, el vegetarianismo y una vida lejos de la contaminación, afirmaba que las vacunas hacían que la muerte llegara antes. En 1898, se revisó la ley que obligaba a que todos estuvieran vacunados y se añadieron varias excepciones para objetores, entre ellas la de autorizar a los padres a llevar a cabo esta objeción con respecto a sus hijos.

En Estados Unidos, algunos estados obligaban a vacunar sobre todo a los niños en guarderías y colegios. Pero junto a la libertad personal, el gobierno no tenía ningún derecho a interferir en las decisiones médicas de cada individuo. Estar en contra de las vacunas hizo que se volviera a contraer la enfermedad recorriendo el país entero, aunque el número de muertes fue más bajo que el que se estimaba… y todo gracias a que había personas que SÍ estaban vacunadas.

Y es que las enfermedades no entienden de leyes, ni de libros, ni de religión, ni de gente manifestándose, ni de dietas o estilos de vida. Parece que el sarampión se erradicó de nuestras vidas hace cientos de años, pero se consideró “eliminado” en Estados Unidos en el año 2000, y sin embargo, en 2014 se batió el récord de casos con sarampión, una enfermedad altamente contagiosa. Tanto, que un 90 ó 95% de las personas tienen que estar vacunada para proteger a la población entera (lo que llaman “inmunidad en masa”). Para calcular el número de personas que tienen que ser inmunes para que esto sea eficaz, tenemos que saber a cuántas personas se le podría transmitir la enfermedad con una sola que esté contagiada.

Según Marcel Salathé, un profesor adjunto de Biología en la Pennsylvania State University, hace una estimación de que una persona infectada recientemente, si contagia a otras dos personas sin vacunar y éstas a otras dos que tampoco están vacunadas, y así sucesivamente, estamos exponiéndonos a un riesgo bastante elevado:

Mientras que, si hay gente que está vacunada, el número de contagios será drásticamente más bajo:

Enfermedades como la polio, que causó la muerte y parálisis en Estados Unidos a miles de niños, ahora está extinguida. Y aunque las vacunas pueden causar enrojecimientos, dolor y malestar en la zona de la inyección, no se puede comparar con el dolor de las enfermedades que previenen estas vacunas. Los bebés, personas con leucemia, embarazadas y otras personas con sistemas inmunológicos débiles, no pueden vacunarse… Para protegerles, es importante que , que sí puedes, te vacunes.

Personalmente y como parte de mi proceso para ser residente en Estados Unidos (tras meses de papeleos, abogados de inmigración, vuelos de vuelta a mi país, entrevistas, formularios, etc.), también tuve que someterme a un reconocimiento médico y una serie de vacunas (algunas ya las tenía…), entre ellas la tuberculosis y la sífilis. La broma me costó $400 pero por supuesto que accedí y salí de la clínica como un colador humano. Y es que, como he dicho antes, comparto lo que el profesor Salathé intenta hacer ver a aquellas personas que están en contra de las vacunas: “Aquellos que pueden vacunarse, deberían hacerlo–no sólo para protegerse a ellos mismos, sino para proteger a aquellos que no pueden a través de la ‘inmunidad en masa'”.

Fuentes: Jezebel.  |  The Washington Post.  |  Historia de la Medicina UNERG.  | Vaccines.  |  SMH.

Si hablas inglés, tienes que leer ESTO. Gracias y hasta la próxima :*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s